Glosario

  • Braille: Sistema de lectura y escritura en relieve, inventado en el siglo XIX por el francés Louis Braille, se basa en la combinación de seis puntos ordenados en dos columnas de tres cada una, que pueden ser percibidos a través del tacto. Los seis puntos cuya combinación da sesenta y cuatro caracteres permiten la escritura de las letras del alfabeto, signos de puntuación, los números y los signos matemáticos. Para su escritura se requiere de una pizarra y un punzón; al ir aplicando el punzón en cada punto de derecha a izquierda, éste va quedando marcado en alto relieve, de tal forma que al sacar el papel de la pizarra y darle la vuelta, los puntos quedarán resaltados y se podrá leer al tacto. Fuente http://www.colombiaaprende.edu.co/
  • Categoría aficionado: para quienes quieren aproximarse por primera vez a la creación, escritura y diseño de un libro infantil, en este caso táctil e inclusivo para niños con limitación visual, y explorar sus posibilidades. Todos pueden participar sin importar su edad, profesión oficio o trayectoria previa en el tema.
  • Categoría profesional: autores, ilustradores, creadores y especialistas en pedagogía o en discapacidad visual que a partir de su trayectoria en el trabajo con libros infantiles y libros álbum, gráficos y de literatura, o con gran experiencia didáctica con población invidente, desean participar con una propuesta original que rompa el molde de los libros habituales para niños al  hacer uso de las estrategias táctiles.
  • Ficción y no-ficción: Un libro álbum puede narrar una historia literaria, un cuento (imaginado, ficticio), o puede contener una exploración libre de un tema particular, convirtiéndose en un libro informativo para el niño (no-ficción) en cualquier área del conocimiento. El concurso Tactus Colombia aceptará libros de ambos tipos de contenido.
  • Niveles lectores: en el diseño de libros de imágenes apropiados para niños y en las historias infantiles en general, se clasifican los libros de acuerdo a los niveles de complegidad de su contenido y según la capacidad que tienen los niños de leerlos a medida que adquieren competencias lectoras.

Hablamos de primeros lectores de 0 a 6 años, desde el momento cuando el bebé empieza a relacionarse con secuencias de imágenes en compañía de sus padres o un cuidador, y en el curso de estos años, a través de la lectura en voz alta, identifica poco a poco las formas, reconoce las historias y empieza a distinguir cada vez mejor letras,  palabras, nombres. De los 7 a los 12 años, hablamos de lectores autónomos porque se trata de niños que han aprendido a leer fraces sencillas y pueden disfrutar del libro solos igualmente, leerlo por sí mismos, o leérselo a sus padres o compañeritos.

Desde luego, cuando se trata de niños y niñas con discapacidad visual, este proceso es diferente según el nivel de limitación visual y desarrollo que alcance cada niño en la edad que tiene, pero en esencia hay una progresión que va del manejo de pocos elementos y de secuencias simples, a otras más complejas; y también un proceso que va de la lectura acompañada (táctil y en voz alta) a una lectura táctil cada vez más autónoma, compleja y libre por parte del niño con limitación visual, que incluye idealmente la lectura en braille.

  • Cuando hablamos de discapacidad visual nos referimos a muy diversas condiciones que pueden afectar la visión de las personas. Cada una requiere de diferentes tipos de terapias y ayudas. Y cuando se trata de hacer materiales culturales apropiados e inclusivos para quienes sufren estas condiciones, es importante tener algunas variantes en cuenta.

Ceguera: es característica de las personas que no tienen visión en lo absoluto o que no tienen la capacidad para distinguir entre la luz y la oscuridad, ya sea porque es su condición de nacimiento o porque perdieron su visión a lo largo de la vida. Algunos de ellos tienen repercusiones luminosas débiles, es decir, a pesar de no poder ver objetos, formas o colores, sí perciben algo de luz (que puede incomodarles mucho, inclusive).

Limitación visual: personas que tienen baja visión (también llamada deficiencia visual), lo cual limita ampliamente su desempeño en diversos contextos. En términos prácticos, quienes padecen este tipo de discapacidad no pueden distinguir tres dedos a 3 metros de distancia, pero son potencialmente capaces de usar la visión para la ejecución de diversas tareas. Pueden distinguir o ver objetos próximos, situados ya sea enfrente, a un lado, arriba o bajo los ojos, y pueden distinguir visualmente algunos objetos de otros.

***

La Organización Mundial de la Salud (OMS) toma la agudeza visual como criterio de clasificación. Para darnos una idea, una persona con visión normal o aceptable ve entre 20/20 y 20/60.  Quienes tienen deterioro visual (baja visión) y deterioro visual severo (visión residual) ven entre 20/70 y 20/4oo. A partir de una visión 20/400 y menor, se considera a las personas invidentes o ciegas, aunque algunas de ellas tengan cierta percepción de la luz.

Para ampliar esta caracterización, véase:

Desarrollo humano de la población con limitación visual por departamentos. Convenio de Cooperación Técnica SUBC003-08 Instituto Nacional para Ciegos (INCI) y el Programa Nacional de Desarrollo Humano (PNDH)  Bogotá Colombia Diciembre de 2008.

La creación de un taller de danza para niños ciegos, Tesis de grado de Gabriela Arteaga y Cristina Berenice Elizalde, Universidad de las Américas en Puebla, México. Capítulo I: Discapacidad visual. 2007.